Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Arte’ Category

Bathers. Zambezi de Stanislav Plutenko.

Stanislav Plutenko es uno de esos artistas que pueden pasar desapercibidos, que si miras pero no observas puedes fácilmente confundir con un fotógrafo. Pero no es eso, es mucho más.
Sus pinturas, vida en movimiento, mundo en ebullición. Han ido evolucionando, pasando por planos oníricos, surrealistas e hiperrealistas.
Es Stanislav Plutenko uno de esos artistas que con sus pinceles (varitas de mago experimentado) todo y a todos puede alcanzar.
Siempre interesante, cautivador y ensoñador, con sus obras se encumbra paso a paso hacia el cénit (literalmente), bate sus alas hacia el cielo y se eleva por encima de nuestras cabezas, y claro que sí, aquellos que lo observamos también podemos volar y pronto nos hallamos bañándonos en el fangoso río Congo, refrescándonos del sofocante sol africano, bailando un tango en Argentina, o corriendo bajo los edificios de cemento, oliendo la lluvia que nos moja la ropa y el hedor de la polución de la ciudad.
Es fácil viajar si sabemos cómo, sólo hay que dejarse llevar.

Read Full Post »

Sri Lanka bajo los ojos/lentes de Steve McCurry

Quizás la mayoría de gente sólo conoce de Steve McCurry la foto que dio la vuelta al mundo de “la niña afgana” que apareció hace años en la National Geographic pero este fotógrafo tiene un nombre por una carrera de larga duración y por mostrar el mundo desde una perspectiva diferente. Esta fotografía que parece una pintura o una escena de una obra fantástica fascina por muchos elementos. Invito a que cada uno busque los suyos para no poder dejar de mirar y para incitar a una mayor indagación de la trayectoria de este artista. Yo ya tengo mi lista…

Read Full Post »

No future, Banksy.

No future, Banksy.

En una época de crisis mundial, injusticias que se acrecientan y vilezas de todo tipo que recrudecen este mundo esperpéntico… démonos unos minutos de descanso y sobretodo NO olvidemos qué clase de universo hemos construido entre todos, con nuestras acciones o nuestra pasividad ante las del resto.

Read Full Post »

Siempre que observo este cuadro durante un buen rato, a parte de admirar los bellos y obvios trazos y su realismo escrupuloso, quedo absorta por algo que va más allá. Por un lado, los personajes, esa intrahistoria con la que nos enlaza y que nos deja en el aire como un misterio, ése hombre y ésa mujer que extrañamente están en pleno invierno en medio del mar, disfrutando del momento sin ningún pensamiento de racionalidad que les impreque a salir del agua para preservar su propia salud. Él, allí, con los brazos extendidos recibiendo la vida con regocijo y dándole la mano a su amada compañera, ella, más tierna, agarrando su sombrero de buena clase (para no perder si se puede del todo el decoro) y mirando con complicidad al hombre que parece que la incite a mantener una danza en el océano. Ellos, jugando sin importarles ni el frío, ni el viento, ni el agua que se les está calando a través de esos pesados ropajes tradicionales rusos. Y finalmente, las olas embravecidas que entre el jolgorio se divierten con esos “locos” seres humanos y dialogan a golpes con sus frágiles cuerpos. Las sacudidas son sus dulces saludos. Y juntos: naturaleza, hombre y mujer, juegan a un juego del que nos marginan, ni tan siquiera les importamos, nosotros sólo somos el espectador que o bien les juzgará por sus acciones insensatas o bien les envidiará en silencio y avergonzados por su coraje en la orilla, pero, sea como sea, para ellos sólo importa lo que en sus carnes sienten que es ese claro, directo y auténtico himno que gritan con sus sonrisas: ¡Qué libertad!.

Imagen

Supongo que yo soy de las que envidian desde la playa, no hay más que fijarse que ellos son los protagonistas del blog… siempre allí sonrientes recordándome que hay que realmente vivir. ¡qué envidia me dan! ¡salid del agua que cogeréis un resfriado! les chillo los días que sus sonrisas me resultan impertinentes y burlonas, al otro, simplemente les dejo jugar entre el eterno mudo-bramido, intenso y cautivador mar.

Read Full Post »

Imagen

 

Jason deCaires nos entrega un mundo marino plagado de humanidad pero de una que no destruye ni degrada sino que beneficia a la fauna acuática, eco-arte que amplía nuestros horizontes y sueños y…¡conforma unas alegres casitas para los pececillos!

Imagen

Read Full Post »

Image

                                                    El vals

Camille Claudel no fue una mujer típica. Aunque por desgracia no se la conozca tanto como a su hermano, el dramaturgo, poeta y diplomático Paul Claudel, Camille hizo méritos de sobra para que su nombre trapasara el tiempo e impregnara el mundo de su personalidad. Sus obras son de una belleza única y es conocido que durante años trabajó en el taller de Rodin, escultor con quien tuvo una relación. Actualmente hay luchas jurídicas y problemas sobre la autoría de bastantes de las esculturas del escultor, pudiendo ser más que razonable que en realidad pertenecieran a Camille, quien también ayudó al celebérrimo a construir muchas mientras creaba suyas propias. Información bien detallada en la Asociación de Camille Claudel <www.camilleclaudel.asso.fr>.

Image

                                      La sirena

Dejando el asunto a parte, no se puede negar en ningún caso que Camille fue una joven excepcional, que la escultura era su vía de expresión, el medio que su genio utilizaba para comunicarse con el exterior, pero, el gran problema, es que esta genialidad se encarnó en el cuerpo de una mujer y que ésta además nacía a finales del s.XIX en el seno de una familia en la que todos los familiares (sobretodo madre y hermana, es desgarrador ver que siempre es la mujer más fanática la que persigue con más vehemencia a las de su misma condición que no siguen los preceptos convenientes de la época) consideraban su inquietud y sus extraños ataques de nerviosismo, una amenaza que debía ser contenida. La única persona que luchó para que no sucediera tal desgracia, fue su padre, pero, cuando éste falleció en 1913 su familia quedó libre para cometer tal atrocidad y Camille fue encerrada en un manicomio donde pasó todos los días que le restaban de vida, cantidad que ocupó la despreciable cantidad de tres décadas, tiempo en el que Camille suplicó por carta a su hermano Paul para que interfiriera y pusiera fin a su encarcelamiento y del que no obtuvo más que silencio como respuesta.

Finalmente, Camille vivió, creó, destruyó sus obras y murió en el manicomio de Montdevergues, completamente sola, puesto que su estimada familia prohibió explícitamente que nadie la visitara, algo que a ellos no les debió costar mucho cumplir ya que nunca la volvieron a ver. La dejaron arrinconada en el olvido, encerraron al genio y tiraron la llave vilmente y cuando éste apagó su luz en 1943, ni tan siquiera tuvo un entierro digno, como una aberración que molesta a la vista y la sensibilidad se le dio la espalda y se la enterró en una tumba sin nombre y con una única numeración (los números que nos asimilan al ganado que nos despojan de lo que nos da identidad propia). La genialidad de Camille jamás tuvo una recompensa por parte de su familia, puesto que cuando los descendientes quisieron retribuir a su cadáver al menos su nombre, les fue imposible, porque el manicamio había hecho reformas con el terreno donde enterraban a los olvidados por sus familias. Ironías de la vida o venganza del espíritu de Camille que ya nunca sería una simple lápida en un triste cementerio, sino que quedó por fin fragmentada en todas y cada una de las obras que creó, que no corresponde a ninguna familia a ninguna sociedad, es barro, cobre, arcilla, es materia formando bailes eternos, rostros conocidos, oleaje atacando a la humanidad etc.

Es genio y arte para siempre.

Read Full Post »

Oscar-Claude Monet

Monet es uno de los pintores más famosos del siglo XX y no es de extrañar. Adscrito a la corriente del impresionismo sus obras están llenas de vida y color, sus pinceladas y trazos rápidos pueden llegar a parecer (mirando los cuadros desde una perspectiva cercana) un simple batiburrillo sin ton ni son, pero cuando nuestra mirada se concentra en el conjunto se alcanza la perfección y Monet nos lleva a un atardecer cualquiera, un campo de flores, un jardín lleno de vida primaveral etc.Observar una de sus obras es entrar en un paraíso donde uno desea quedarse y reposar y donde personalmente, me haría una casita en la que cobijarme hasta la vejez. Sin más dilación:

Imagen

Leyden, 1886, ubicado en el State Museum de Amsterdam

Read Full Post »

Older Posts »

Kanfietka

Век живи, век учись

Eltiempohabitado's Weblog

Blog de Julie Sopetrán. Poesía para niños y adultos.

bulboraquideo

This WordPress.com site is the bee's knees

Bosque de Kobernauss

Retazos literarios